Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Caballo de Troya

caballo-de-troya.jpgbotin.jpgHace varios días que no dejo huella en esta página, al igual que hacía varios días que no pisaba la Facultad de Ciencias Económicas de Málaga. De aquella última visita a la Facultad, que hará ahora dos semanas, me llevé una pregunta, ¿Qué mierda irán ha hacer con las nuevas obras que están llevando a cabo en el vestíbulo? Pues bien, hoy volví por aquellos lares y mi alma se tornó en asombro y pena cuando descubrí, a falta de pocos remates, la finalidad de dicha construcción.

Se trata ni más ni menos, que una sucursal del Banco Santander en mitad del hall de la facultad, arrebatando espacio de expresión, espacio de relaciones sociales y mesas de estudio y trabajo (aunque también hay gente que las usa para jugar a las cartas).

La verdad es que considero que dicho emplazamiento está fuera de contexto. A mi me parece incluso una invasión. ¿Cual es el sentido y la finalidad de tal sucursal?, ¿Qué reporta a la comunidad universitaria?, ¿Cuanto se va a embolsar la universidad?, ¿Porqué los clientes de la universidad (los estudiantes), no habían sido informados?, ¿En qué sentido mejorará nuestra formación?, ¿Vienen a por el dinero que no tenemos o a por las mentes que aún están esponjosas?.

Sinceramente me avergüenzo y me hace hervir la sangre tal asunto. Tantas carencias en la universidad y se construye una oficina sofisticadísima en mitad del vestíbulo. ¡Qué poca vergüenza y cuanta desfachatez!

¿Qué pinta una corporación privada en una universidad pública? ¿Cuanto más necesario es esa sucursal que un aula de debate? Sería genial un espacio abierto de cuestionamientos de la economía en nuestra facultad, pero no otro banco más.

Pero las orejas del lobo se veían a leguas. Como ejemplo, podría servir los diversos actos y eventos de la UMA, los cuales están llenos de marcas y logos de multitud de sociedades privadas patrocinadoras. Y no es que estas sean generosas con sus excedentes de tesorería y los van regalando por ahí, no, sino que conocen perfectamente que los vientos bailan a su favor y que la universidad es un hormiguero repleto de futuras hormigas obreras que no saben cuestionarse ni lo más mínimo, ni siquiera que es lo mejor para su bienestar, siempre y cuando se lo den todo hecho.

Así que dicha entidad en la universidad, es un atentado contra la moral, el estudio, la reflexión, las relaciones sociales, el desarrollo del pensamiento, el derecho a soñar sobre tu futuro y un atraco al desarrollo intelectual.

Y lo más triste de esta historia es que a los Estudiantes de Economía Crítica de Málaga se nos da larga siempre que pedimos un local. Es una tremenda necesidad para que nuestra asociación crezca, sea conocida y se centralicen nuestras actividades y proyectos. Eso a resumidas cuentas y que también según el Reglamento de las Asociaciones Estudiantiles de la Universidad de Málaga, en su apartado 11, nos otorga el derecho de disfrute de uno como bien transcribo a continuación: “Sobre los locales de las asociaciones: En cada facultad o escuela, el centro facilitará un local de uso común a todas las asociaciones que se rijan por este reglamento donde podrán radicar su domicilio social.”

Así que antes de que los alumnos de dicha facultad padezcan el terrible síndrome de Estocolmo y quieran trabajar por 300€ al mes en un Banco, intentaré convocar a los Estudiantes de Economía Crítica de Málaga para plantear si intentar tomar cartas en el asunto y por lo menos pedir algunas aclaraciones a quien estimemos oportuno.

Un saludo y perdonad nuestra escasez de publicaciones que estamos teniendo por causa de los improductivos exámenes.

Leave a Response