Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Quienes se creen dueños de los Cielos, ¡ahora lo destrozan!

De vergüenza. Es lo más respetuoso que puedo decir ante algo que pierde el respeto al medio ambiente y en concreto a los animales. Pasen y lean a la página web de 20 Minutos, donde acabo de leer la noticia:

La Catedral, trampa mortal para las palomas.

Aquellos que se creen dueños y señores de los Cielos, los que se han apropiado de algo que no es suyo, deciden acabar con las palomas de un modo tan denigrante, injusto, sangriento… tan denunciable como el que más. Cierto es que la Catedral de Málaga sufre desde hace unos años un gran deterioro a causa de la superpoblación de esta especie, pues el fuerte ácido de sus excrementos no solo ensucia sino que deteriora la fachada y los tejados. También es cierto que, ajeno al significado teológico y religioso que el edificio en sípueda presentar para algunos, es una obra arquitectónica de siglos y gran valor patrimonial. Pero igual de cierto es que la solución para todos no es el exterminio, sino la redirección.


Se sabe que un buen método para la superpoblación de las palomas es la recuperación pacífica de parte de las especie y su traslado a un medio alternativo e igual de estable para estas aves. La colocación de redes, o cualquier otro tipo de matanza indiscriminada es perfectamente denunciable, tal como afirma la Protectora de Animales.

En Economía Crítica nos preocupamos de la sociedad, y es un derecho de bienestar social el poder convivir con la fauna y flora, pues sin ellos la humanidad no sería nada. Si seguimos creyéndonos los dueños y señores, acabaremos muy, pero que muy mal. Y desde aquí, a título propio, lanzo una pregunta a todo aquel que junto a un cilicio o tras cualquier alzacuellos se esconde. Si aquel Jesús, que con hechos científicos e históricos existió como individuo humano, revolucionario y social, nació junto a un buey y una burra, fue llamado “Cordero de Dios” y predicó un socialismo ecologista, y dijo “Una y otra vez enseñé a los hombres que también los animales son criaturas de Dios, que el hombre no debe menospreciar, sino amar.”, ¿con qué fundamentos contradecís lo que en teoría deberían ser vuestras enseñanzas? Seguramente con los mismos fundamentos con los que ahora dicen que es pecado “acumular riquezas”. No debería extrañar que los neoliberalistas que castigan el neoliberalismo ahora maten animales en contra de sus doctrinas.

Repito una y otra vez: qué vergüenza…

Leave a Response