Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Kufiya

Su combinación de colores negro y blanco ha evolucionado más allá, dando lugar a un amplio arcoiris para gustos y, nunca mejor dicho, colores. Del mismo modo, su estampado tableado muchas veces se sustituye por estrellas, corazoncitos, simples rayas difuminadas… pero todos conservan la misma esencia de pañoleta triangular con trenzados de borlas en las esquinas y flecos en toda su longitud. La moda se ha apoderado de la kufiya, o pañuelo típico palestino. Y aunque siempre se salvan las excepciones, en gran parte el consumismo al que todos sucumbimos ha borrado la huella del verdadero significado que hay tras el gesto más internacional que tiene la liberación palestina, ese gesto de colocarse al cuello o sobre la cabeza una kufiya.Y después de haber dicho tal palabrejo varias veces, ¿conocíamos realmente este nombre con el que en realidad se conoce al pañuelo palestino? ¿Sabemos qué simbología tiene? Profundicemos un poco más…

Su nombre original es كوفية‎, transliterado como antes hemos mencionado al castellano, y también transliterado como kufiyeh en el mundo anglosajón. Aunque realmente es un elemento tradicional de toda la región arábiga - Iraq, Jordania o Palestina - este pañuelo se ha hecho símbolo de la lucha palestina, sobretodo desde que los miembros de Fatah, y especialmente su lider Yasser Arafat, la hicieran famosa por usarla muy a menudo. La kufiyah típica es de lino o algodón, con fondo blanco y, según la región, estampado negro o rojo, y ha servido durante años para cubrirse la cabeza o la boca en las zonas desérticas.

Los partidarios de Israel y Usa lo consideran el símbolo del terrorismo. La mentes más liberales, le otorgan el alma de la lucha por la liberación de Palestina y la resistencia en Gaza. Lo que ocurre allí ya se comentó en el artículo “Palestina: una economía hundida en los sótanos“, ubicado en la antigua dirección del blog Inconformista Conforme. Es por eso que el fin de este artículo no es volver a denunciar la situación de Oriente Medio (algo que no me cansaré de hacer, de todos modos), sino el denunciar la inexistencia de conciencia cultural de muchos que, al llevar tal atavio en el cuello, no saben cuál es su origen. Y mi crítica no va en concreto con ese desconocimiento que todos tenemos hasta que un día nos otorgan la enseñanza, sino que muchos que por moda lo conjuntan con sus mejores galas son proisraelíes que acusan a Palestina de sociedad sangrienta y derramadora de sangre. Qué incoherencia más inherente. Aunque la ley de la oferta y la demanda es la que manda sobre esas cabezas, y el mercado es quien rige a su rebaño por el camino que quieren, sin importar nada más.

No por llevar o dejar de llevar una kufiya vamos a salvar el mundo o destruírlo. Seguramente, contribuiremos a la guerra consumistas, pero no solucionaremos el conflicto que al otro lado de nuestro Mar Mediterráneo acontece como si fuera muy lejano para nosotros. Lo que sí podremos es ser consecuentes con nuestros principios, o nuestras causas sin razón, para llevar a gala una kufiya en nuestro cuello o llevarla a juego con nuestros mejores mocasines. Espero esto no quede en una crítica, sino en una curiosidad para actuar en consecuencia con nuestros ideales, sean los que sean.

Leave a Response