Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Todos somos Gaza… ¿o no?

Es el típico tópico, es lo que más suena en los medios en estos días. El ejército israelí está “combatiendo contra el terrorismo” según ellos para “defender a su país del peligro que les causa”, también según ellos.  Mientras tanto, los organismos internacionales dicen con la boca pequeña que el ataque hacia Gaza está siendo desmesurado y con diferencia de fuerzas, y la población está saliendo a la calle para gritar en solidaridad con el pueblo palestino. Menos E.E.U.U. y la propia Israel, todos dicen ser solidarios con la evidente injusticia y presión de poder.

Por ello, todos somos Gaza. Pero desgraciadamente, si todos fueramos Gaza:

  • Viviríamos encerrados en nuestro propio territorio, desde hace años, sin poder escapar y sin acceso a nuevos medios del exterior.
  • Además tendriamos el grifo de los alimentos y las ayudas cada vez más cerrado, convirtiéndose nuestro hogar en un lugar inexorable, en el que no hay ni entrada ni salida.
  • Cada día sería una incertidumbre encarnada en miedo y dolor. Nunca sabriamos cuándo una bomba caería sobre nosotros, o sobre nuestros más queridos familiares y amigos.
  • Nos señalaríán con el dedo y acusarían, cada vez que en nuestra defensa levantáramos la mano. Aunque ellos sean superiores en número y fuerza, y aunque ellos ataquen sin previo aviso, somos nosotros, según los imperialistas, los que deberíamos ser eliminados, literalmente, para no poder decir jamás que existimos.

Todos no somos Gaza, porque todos no tenemos en nuestras vidas esas miserias. Los que, según la historia, vivieron el Holocausto y fueron eliminados como si de una plaga de cucarachas se trataran, ahora cometen el mismo pecado en una tierra que no es suya, que quieren controlar desde hace demasiado tiempo, marionetas de la verdadera mano que lo mueve todo, y que siempre es la misma.

Gaza se ha convertido en un Alcatraz a lo grande, en el que no importa quién, todos morirán si no se abren las fronteras para que las ayudas lleguen. Siempre acusan al terrorismo islámico, de ser el mayor terror del siglo XXI. Y aunque es obvio y lamentable que exista tal terrorismo islámico, que confunde y hace que el total de su comunidad sea malinterpretada, ¿quiénes son realmente esos terroristas? ¿Quién sabe diferencias a los que son terroristas y a los que son Resistencia? La clave estar en atacar, o defenderse. Y aunque el número de muertos palestinos ya supera casi los 400, mientras que Israel cuenta con menos de una decena, ¿quién es el terrorista aquí?

Intereses políticos, religiosos y económicos, son los que tienen el mando en sus manos, y saben manipular todo con sus palabras envenenadas. Desde aquí, aunque por suerte o por desgracia no todos somos Gaza, sí que todos somos solidarios con el pueblo de Gaza. Condenamos la presión bélica que allí acontece, y pedimos el alto el fuego inmediato. No todos somos Gaza, pero sí la sentimos dentro de nuestras conciencias, y nuestro corazón.

Leave a Response