Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Los antidisturbios avasallan a los estudiantes

estuub23_jr1803094Los estudiantes universitarios del siglo XXI hemos sido víctimas ya de demasiados atropellos. Vimos cómo en 2001 la Ley Orgánica de Universidades (LOU), diseñada para enfilar los valores del nuevo Plan Estratégico Superior que desde Europa se querían imponer, se personó sin contar con la opinión de la comunidad universitaria.

Observamos con impotencia cómo fue ratificada sin tener en cuenta el sentir de los estudiantes, que salieron a la calle en incontables ocasiones y con una fuerza asombrosa para demostrar su rechazo.

Avistamos esperanzados cómo el por entonces líder de la oposición José Luís Rodríguez Zapatero criticó esta ley y aseguró que la modificaría en caso de alcanzar el poder; advirtiendo años más tarde cómo habíamos sido engañados como chinos.

Contemplamos en 2007 como un puñado de dirigentes políticos europeos ajenos a la realidad universitaria concretaron los principios del Plan Estratégico Superior enfocándolos hacia fines económicos, sin demostrar interés por elaborar un correcto procedimiento pedagógico y despreciando todo conocimiento que no fuese rentable.

Percibimos cómo nos ocultaban información descubriendo con rabia la enorme opacidad con la que estaban modificando nuestro futuro académico y profesional. Descubrimos con horror cómo todas nuestras quejas, reclamaciones, sugerencias… -llevadas a cabo a través de numerosas y variadas formas de protesta- fueron silenciadas para no alterar la inevitable imposición legislativa, demostrando una vez más que la Democracia es sólo una bonita palabra del diccionario.

Vimos cómo, después de lograr sufridamente la celebración de un referéndum en la Universidad Autónoma de Barcelona, el NO a Bolonia ganó con un aplastante 93% de los votos; y cómo ello fue ignorado por aquellos que llevan a cabo la homologación de estudios con Europa.

Y, finalmente, contemplamos con rabia y horror cómo los estudiantes que siguen simplemente buscando formas de protesta son golpeados, empujados y arrollados, como si fuesen delincuentes; como si intentar tener voz en un proceso legislativo que determinará su futuro fuese un crimen.

Leave a Response