Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

La falsa democracia del FMI

image-caro-fmiEl Fondo Monetario Internacional sacó a la luz la primavera del pasado año su resolución sobre la nueva distribución de votos en los países miembros. Esto es, una modificación en balanza de los porcentajes que cada país tiene como peso en sus decisiones. Según el análisis de los medios esta nueva distribución le daba al fin más peso a los países emergentes y la mayor importancia en cuanto a cambios la recibía Brasil. ¿Pero es realmente esto algo que calle a las masas? ¿La población cree aún que el FMI es la Calcuta de la Economía Internacional? EL FMI es, como otras tantas cosas, la fecunda mano invisible de lo que aún muchos quieren sostener como verdad única. Y lo más triste es que aún no somos conscientes de su funcionamiento.

No es nada nuevo que se vaya a sacar a la luz. De hecho, es algo que así se acepta, y que cada vez que nos muestran su intervencionismo desequilibrado incluso aplaudimos. Pero veamos cómo está establecido el sistema de votos, con el que las decisiones del FMI se encaminan hacia uno u otro lado. Para ello, he aquí un ejemplo de porcentajes de cuotas de algunos países destacados:

Como podemos ver, además de los porcentajes actuales de algunos países, hemos señalado los que en el año 1996 algunos de los países con mayor peso obtenían. Mientras el FMI se alalardea de estar cada vez más concienciado con darle vos a los países que más lo necesitan para así ser un organismo democrático y equilibrado, Estados Unidos, con una fuente fidedigna númerica, lleva el mando imperial con el 17% aproximadamente de los votos, y que en su evolución a lo largo de estos 8 años sólo ha perdido un 0,63% de su totalitarismo. Del mismo modo, otros países con gran peso - que aún así se ve que la diferencia respecto a los Estados Unidos es considerable - han tenido la misma hegemonía de pocos cambios. Mientras tanto, el resto de países cuentan con una voz mediocre, o más bien miserable.

¿Han querido ampliar la cuota brasileña para callar a las masas panamericanas? ¿Es el mismo caso que con China, que pretende pseudoabrazar a las antiguas economías del Este? Desde luego, parece que todo es un callar de masas manipuladas por los medios. Seguimos contando con un sistema en el que la nueva autarquía - esa que nadie sabe que existe, pero que así es - manda y decide; un sistema en el que los pueblos que necesitan de financiación externa deben observar y callar mientras un puñado de pocos manipulan y les niegan lo que necesitan, en base a sus propios intereses. Y mientras, seguimos aplaudiendo a los sucesores de las fotos grupales de Bretton Woods. Basta ya de manipulación y usura descarada.

Leave a Response