Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Y Dormimos Tranquilos

DesigualdadLa mayoría de nosotros hemos estudiado la segunda guerra mundial en el colegio, un hecho que asumo que la mayoría lo calificaría como una de las mayores atrocidades jamás sucedidas en la historia. También, hemos escuchado hablar sobre el holocausto llevado a cabo por el gobierno nazi de la mano de Adolf Hitler. Sí vos, al igual que yo, consideras estos hechos atroces significa que tenemos un punto de vista parecido de lo que es una atrocidad.

Hitler llega al poder democráticamente, elegido por un pueblo que estaba sumiso en la pobreza y humillación gracias al resultado de la primera guerra mundial. El pueblo alemán fue sacado de la pobreza y le dio la espalda a lo que Hitler estaba haciendo con los judíos.

La Alemania nazi ha llevado a cabo un genocidio de Judíos, Comunistas, Polacos, Gitanos, Homosexuales, entre otros. Este genocidio dejo un saldo de 12 millones o más de muertos en los campos de concentración y de trabajo. Las personas que llegaban vivas a los campos de concentración, y no eran matadas en el momento, eran obligadas a trabajar día y noche, en pésimas condiciones, hasta morir de alguna enfermedad o hasta que ya fuesen inútiles para trabajar y eran asesinadas.

Hoy en día se estima que cerca de 10 millones de niños en el mundo mueren en sus primeros días de vida, por causas que podrían ser fácilmente prevenidas. En Sierra Leona, y solo aquí, mueren alrededor de 500 mil madres en el parto, otra vez, por causas que podrían ser evitadas fácilmente. Hablo en ambos casos de medidas básicas como la higiene, nutrición, sanidad, cosas básicas en el primer mundo, cosas ya solucionadas. A estos números podríamos sumar la cantidad de personas que mueren de hambre todos los días, por las pestes, enfermedades (la mayoría ya erradicas en el primer mundo), desastres naturales (muchos de ellos empeorados por el cambio climático), y la lista continua.

Como sí esto no fuese poco, también tenemos la explotación infantil, se estima que trabajan 246 millones de menores de edad en el mundo. La mayoría de estos trabajan en muy malas condiciones, haciendo cosas que muchas veces son peligrosas para su salud.

La situación que tenemos hoy en día muy diferente no es a la que trajeron los nazis, la única diferencia presente es que no nos hablan tanto del tema en el colegio como lo hacen de la Segunda Guerra Mundial y de lo malvados que fueron los nazis y de los buenos que son los Aliados. No nos dicen que la mayoría de los Aliados son cómplices y causantes la situación actual.

No nos explican como y porque estas cosas suceden. Tampoco nos explican a costa de quienes somos los ricos en el mundo, a costa de quienes las empresas de diferentes tipos se enriquecen, a costa de quienes en el McDonalds me regalan un muñequito con el “happy meal”. No nos dicen gracias a quienes África esta en constante conflicto bélico.

Tampoco nos cuentan que mientras nosotros tenemos acceso a medicamentos básicos, agua potable, 4 platos de comida caliente al día, higiene, educación y otras medidas básicas, otros en el mundo en el mejor de los casos solo pueden soñar con estas cosas.

Lo más gracioso, es que la mayoría de la gente de a pie de los países desarrollados conocen esta situación, por lo menos a grandes rasgos, y aun así esta situación es ignorada por la inmensa mayoría, y continua. También esta situación es conocida por los políticos que nosotros votamos y las grandes empresas que nosotros alimentamos. Sólo puedo llegar a una conclusión, los culpables de este desastre en nuestro mundo es gracias y solo gracias a nosotros.

Tenemos la capacidad y tecnología para alimentar a la población mundial, para terminar con la mortalidad catastrófica que hay en el mundo y finalizar con muchas situaciones que son atroces e injustas. Ya esto dejo de ser un problema del sistema económico/político que elijamos, esto más bien empezó a ser un problema conciencia y de egoísmo, y de cómo la sociedad de hoy en día esta educada para ser así.

He escrito sobre los nazis con el fin de que vean la similitud entre ambas situaciones que comparo, y para que vean que lo que nos parece una atrocidad, nosotros la repetimos disfrazada de otra manera día tras día, año tras año. Los Nazis explotaron a millones de personas en los campos de trabajo en beneficio propio, las grandes empresas hoy en día explotan de la misma manera o de forma relativamente similar a mucha gente en los países sub-desarrollados. Hay un montón de gente que muere sin necesidad, aunque no sean asesinatos se les asemeja mucho.

Thomas Hobbes (1588-1679) dijo que la sociedad reflejaba no tanto la perfección de dios como los defectos de una naturaleza humana bastante egoísta.

Leave a Response