Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Los Fantasmas de Ruanda

Los Fantasmas de Ruanda

 

rwanda

 

Me tomo la libertad hoy de pedir prestado, como nombre del artículo, el título de un documental (el cual recomiendo) que trata sobre el genocidio en Ruanda en 1994. A muchos de ustedes les sonará este tema, sobre todo si vieron la película Hotel Ruanda (que también recomiendo). No es un tema fácil ni lindo de tratar, pero necesario desde mi punto de vista con el fin de reflexionar sobre la moraleja de la historia. Mi Reflexión sobre el tema no tengo intenciones de exponerla hoy. Quiero que cada uno la lleve a cabo si lo considera oportuno, y en caso que no lo consideren necesario, Reflexionen por qué no lo es.

 

Podríamos empezar por la época pre-colonial. Aproximadamente en el siglo XIII llega a la zona del país un grupo de pastores, los Tutsi, desalojando de las tierras e imponiendo su autoridad a sus anteriores propietarios, los Hutus.  Así Ruanda empieza a ser un reino bastante centralizado y organizado, gobernado por un Rey de la etnia Tutsi. Por lo visto, en los siguientes 400 años hubo paz interna en el reino.

El Rey era de tipo absolutista y era asistido por tres jefes: uno militar, otro que se hacía cargo de la ganadería, y el tercero se encargaba de los temas relacionados con las tierras y los cultivos. El último muchas veces incluso llegaba a ser alguien procedente de la etnia Hutu, mientras los otros dos cargos siempre pertenecían a personas de la etnia Tutsi. El sistema económico, social y político que había era parecido al feudalismo europeo.

 

Luego, alrededor de 1890, empieza la época colonial de Ruanda que comienza siendo una colonia alemana hasta el final de la Primera Guerra Mundial. En 1917 Bélgica establece un sistema político indirecto junto al rey de Ruanda -controlando así al país- y más tarde, en 1925, pasa a ser colonia belga.

Durante el control belga se acrecentaron las diferencias entre las etnias presentes. Por ejemplo, en 1935, el gobierno divide a la gente basándose en el número de cabezas de ganado que era propietaria en Tutsi y Hutus (los que tenían más de 10 vacas eran Tutsi y el resto eran Hutus). Otro ejemplo son las reformas administrativas que llevó a cabo para eliminar a todos los jefes locales Hutus, para que estos pasasen a ser Tutsis.

 

Finalmente, en 1954 el rey de Ruanda exige la independencia de su país, quien morirá más tarde al empezar a ser más incomodas las relaciones entre Bélgica y él. Bélgica, al ver que había perdido el apoyo del Rey y de los Tutsis, empieza a apoyar a los Hutus y organiza a un grupo de estos para que empezasen a matar a los Tutsis. Esto sucede en 1959.

Ruanda recién se independizará en 1962. Hasta entonces hubo episodios de corrupción y represión, y gran cantidad de Tutsis marcharon al exilio. En este mismo año, tras unas elecciones aparentemente democráticas, llega al poder un gobierno Hutu. Esto no es aceptado por los Tutsis (ya que perdieron así su poder), y ellos empiezan a organizarse para hostigar a la población Hutu y al nuevo gobierno.

 

En 1973, a través de un golpe de estado, el General Juvénal Habyarimana toma el control. El mismo, crea el Movimiento Revolucionario Nacional para el Desarrollo, que pasará a ser el único partido legal hasta 1994. Hay que resaltar que la estabilidad interna se recupera y se mantiene hasta 1990, pero en este año el Frente Patriótico Ruandés (FPR), compuesto por una mayoría Tutsi, empezó una invasión desde Uganda. El gobierno logra repeler dicha invasión y se empieza a buscar la paz. Incluso se llega a firmar un tratado de paz en 1993, para luego ser roto en 1994 tras ser derribado el avión donde viajaban los presidentes de Ruanda y Burundi. Todavía no se sabe quién de los dos bandos fue el responsable de este atentado: o los Hutus extremistas o los Tutsi (y es probable que nunca se llegue a saber). Lo que si se sabe es que ambos bandos tenían intereses para hacerlo.

 

Dicho atentado desencadenó el genocidio. Podríamos poner como fecha de su comienzo el 6 de abril (día del atentado), aunque desde antes había un clima de violencia. La ONU empieza a plantearse si intervenir o no.

El 7 de abril la Primera Ministra es asesinada y, junto a ella, los 10 cascos azules que la protegían. La ONU cree conveniente no intervenir, y dejar sólo las fuerzas que había antes (las que estaban asegurando que el proceso de paz llegase a buen puerto). El 8 de abril, cierran las embajadas y se empieza a evacuar a todos los extranjeros. El 9 de abril, llegan mil paracaidistas belgas y franceses, toman el aeropuerto de Kigali (la capital) para asegurar el rescate de sus compatriotas, pero se les ordena no rescatar a ningún ruandés. Para el 10 de abril no hay más extranjeros en Ruanda. La ONU quiere retirar todo el apoyo militar de dicho país (sobra decir que durante estos días la matanza siguió e iba a peor). Se empieza a trasmitir por radio mensajes de aliento a la matanza de Tutsis y Hutus moderados. Ante esto, la comunidad internacional decide que dichos mensajes no pueden ser bloqueados alegando a la libertad de expresión.

Se estima que en las primeras dos semanas murieron 100 000 personas, pero la ONU sigue sin considerar esto un genocidio. Tras 100 días de terror, la matanza termina cuando los rebeldes Tutsis (FPR) logran tomar control de Kigali y de la situación. Recién en ese momento la ONU considera oportuno intervenir. Ya para entonces entre 800 mil y 1 millón de personas habían muerto (en su gran mayoría Tutsis), y la problemática estaba llegando a su fin, aunque la comunidad internacional todavía no se ponía de acuerdo en si lo sucedido fue un genocidio o no. 

Los únicos que se quedaron para ayudar fueron un reducido grupo de cascos azules, una parte de los cuales habían sido dejados por la ONU (aunque estaban insuficientemente armados) y otra parte enviados desde Senegal que decidieron no seguir las órdenes de la ONU y quedarse a ayudar. También estuvo la Cruz Roja, que logró salvar 65000 vidas.

 

Link con la información que use (más el documental):

http://rapidshare.com/files/337428181/Info_Ruanda.rar

 

 

Leave a Response