Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Ruanda- Reflexión

ruanda1Anteriormente he intentado sintetizar la historia de Ruanda, y he hecho hincapié en el genocidio sucedido en el año 1994, al cual la comunidad internacional le dio la espalda. Dieciséis años más tarde, el país todavía no se recuperó emocional ni físicamente de este suceso. Aunque ahora Ruanda cuenta con una cierta estabilidad, sigue siendo un país muy pobre, con un Índice de Desarrollo Humano de 0,46, en el puesto 167 de 182 países.

En mi anterior artículo he dado una pincelada de la época pre-colonial de Ruanda. Como he intentado explicar, podemos ver que era una sociedad donde unos pocos controlaban el poder: en su mayoría de la etnia Tutti, aunque también había Hutus que tenían este privilegio.

Después pasamos a la época colonial, primero con la llegada de los alemanes y  luego los belgas. Durante el colonialismo belga se llevan a cabo reformas que acrecentarían las diferencias entre los Tutsis y los Hutus, siempre beneficiando a los primeros. Aunque al final, Bélgica pasa su apoyo a los Hutus, cuando el Rey pide la independencia de su país. Sucedido esto, Bélgica deja de apoyar al Rey y a los Tutsis para apoyar a los Hutus. Los belgas empiezan a incentivar la agresividad de los hutus hacia los tutsis, y organizar a los primeros para que atacasen a los segundos. Aunque, en defensa de los belgas, ya desde antes de cambiar su apoyo, las reformas traídas por su colonialismo estaban provocando violencia entre ambos grupos.

Podemos ver como en esta época Bélgica no ayuda a que las cosas funcionen mejor en Ruanda. Es más, aumenta las diferencias entre las etnias o clases. Digo clases porque, en la división que hizo el país colonizador, en 1935, entre Hutus y Tutsis, se basó en las cabezas de ganado, no en la procedencia étnica. Esta división condujo a que a la tarjeta de identificación de cada ruandés se le pusiera a qué “etnia” pertenecía. Esta tarjeta facilitaría el genocidio más tarde.

La situación política de Ruanda no era estable durante su época colonial ni después de su independencia. Las luchas entre etnias se sucedieron una tras otra y había una gran inestabilidad política. Esto no prohibió que países desarrollados sabiendo esto, como Francia, vendieran armas a Ruanda que compraba con dinero de ayudas internacionales.

El Genocidio empieza en 1994. A la ONU le llevó cerca de 3 meses empezar a considerar que 800 000 muertos en su mayoría tutsis, era efectivamente un genocidio.  La ONU es una asociación de gobiernos global que busca la cooperación en asuntos de Derecho internacional, la paz, seguridad, desarrollo, asuntos humanitarios y los derechos humanos. Uno de los “objetivos” de la ONU es evitar que este tipo de genocidios vuelvan a suceder. Dijeron que “vuelvan a suceder” después de la Segunda Guerra Mundial, pero en el caso de Ruanda decidió no intervenir. El resto de los países desarrollados por su cuenta tampoco intervinieron.

Podemos ver una gran hipocresía a escala mundial en su momento, y esta sigue vigente en la actualidad. Para invadir Irak está todo bien, porque gobierna un tirano que tiene armas de destrucción masiva (véase petróleo). Aunque cabe resaltar que la ONU no aprobó esta invasión, ya vieron lo que le importó a los invasores, y dos de ellos tienen derecho de veto en esta organización defensora de la paz. Pero si se trata de evitar 800 mil muertes como que no hay interés. Tal vez piensen que estoy exagerando, pero si ven el documental “Los fantasmas de Ruanda” pueden ver una grabación en la cual el Presidente de los EEUU, Clinton, dice en público alto y fuerte que su país no intervendrá en Ruanda porque simplemente EEUU no tiene intereses en dicho país.

Las cosas siguen sin haber cambiado. En Somalia reina la anarquía y existe una situación insostenible desde hace tiempo, desde 1991 para ser exactos, pero todavía no veo a nadie yendo a ayudarlos. ¿Es que en el mundo nos movemos por intereses? Sí, efectivamente, un poco triste la verdad. Me gustaría saber para estos gobernantes a cuánto cotiza la vida de un niño, la de uno de Ruanda o Somalia, y a cuánto cotiza la de su propio hijo.

Los países colonizadores son en gran medida los responsables de la inestabilidad política actual en África, y no se hacen cargo. Y aunque no lo fuesen, tienen los medios para ayudar, pero no les quita el sueño que en África debido a distintos motivos en distintos países haya sucesos de violencia que terminan con el aumento de la pobreza y un gran número de muertes. Muchas veces estos sucesos fueron o son acrecentados por la mano occidental, otro ejemplo seria conflicto de los diamantes en Sierra Leona.

Los Países Desarrollados tienen que empezar a intervenir y ayudar, donde realmente hace falta, el pueblo tiene que empezar reclamar esto a sus gobernantes, demostrar que no son indiferentes a la muerte de millones de personas por año debido exclusivamente a la violencia y la pobreza, demostrar que tienen corazón.

Leave a Response