Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

Contraviolencia IV

manbru_soldadito_en_la_guerraAl igual que las personas, la honestidad de un pueblo depende directamente de su no necesidad de abusar de su pueblo vecino.

Una de las principales razones por la cual la mayoría de los países nunca han alcanzado ni siquiera acercarse a un sistema democrático real, aparte de las incompatibilidades del sistema económico y de clases actual con la democracia, la falta de información y educación, es sin duda el constante abuso entre los pueblos, reinos y países.

Nuestra historia, presente y, espero equivocarme, futuro, están plagados de guerras y disputas, sea por territorios, poder o recursos. Esto siempre ha mermado la educación, desarrollo económico, social e intelectual necesarios para la democracia en los países invadidos. 
Cuando un país es invadido por algunas de las razones antes mencionadas, este pierde totalmente el control sobre si mismo y entra en una espiral de destrucción no sólo material, sino también social.
Aquellos países invasores tampoco pueden tener una democracia. Para que un país pueda invadir a otro, los mandatarios o el grupo reducido que tiene el poder, ha de tener un completo control sobre los habitantes, y no los habitantes sobre el gobierno. Ya sea alcanzado este control de forma directa (dictadura) o indirecta (democracia dictatorial). También hace falta que la información provista sea incompleta o inexacta, o que se recurra a la propaganda, de forma que la guerra sea apoyada por la sociedad.
Es difícil imaginar que los habitantes de un país elijan invadir a otro por las razones ya mencionadas. Uno puede pensar que el pueblo se puede beneficiar sí invade a otro y le roba los recursos, pero en la realidad y en la práctica se ha visto que siempre al final los beneficiados son unos pocos, mientras los muertos los ponen otros.

Con esto no quiero dar a entender que no haya caso donde la acción bélica no este justificada. Existen casos extremos donde la invasión si esta justificada, pero no con el fin del beneficio propio, sino con el fin de ayudar al país invadido. Un ejemplo seria el caso de Ruanda durante el genocidio de 1994, donde miles de vidas podrían haber sido salvadas. Por otro lado, un ejemplo de una invasión por recursos y poder, que destruyo las pocas instituciones sociales que había, la cual hizo retroceder la llegada de la democracia, fue la invasión a Irak por parte de los aliados. Aunque antes de la invasión Irak no fuese un paraíso democrático y económico bajo el régimen de Saddam Hussein, con la presente guerra este lleva empeorando llegando a niveles peores que al principio de la guerra. Los aliados, que buscan su beneficio y no ayudar, están causando daños que llevaran décadas reparar. Con esto no quiero ignorar las acciones humanitarias de algunas facciones de los ejércitos, que si tienen un interés genuino en ayudar, pero si resaltar el hecho de que los países invasores al final del día buscan los recursos y sumisión de Irak, sin importar las consecuencias ni el pueblo iraqui.

Otro modo de abuso es el económico, el cual esta totalmente injustificado y busca al igual que el violento; el poder y recursos. Este modo de abuso es mucho más tolerado por las sociedades, a pesar de poder llegar a ser más destructivo que el violento. Indirectamente su fin es esclavizar y luego matar a los esclavos, para luego tener otros nuevos.
Tal vez mi afirmación pueda resultar exagerada, pero si un país para pagar una deuda externa que ya pago tiene que dedicar todos sus recursos, ¿Cuál es el resultado? ¿Cómo toda la población de dicho país puede sobrevivir? No sobrevive, sólo viven aquellos que pertenezcan a la clase privilegiada y a los esclavos de turno. Si una multinacional se beneficia de la explotación de trabajadores, los cuales trabajan 12 horas diarias y no son pagados lo suficiente para tener una vida con un un mínimo de dignidad, ¿Durante cuanto tiempo podemos esperar que estos sobrevivan? Estas actitudes de los países occidentales están acabando con la vida de miles de personas por día, mientras ninguna de las guerras actuales consigue cosechar tantas muertes en un día.
Mientras la OMC, institución “democrática”, junto a otras organizaciones como el FMI o el Banco Mundial, ayudan sin descanso a los países ricos a explotar a los pobres. Fomentando los tratados comerciales desiguales y el incremento de la deuda externa. A través de estos medios las clases privilegiadas del mundo se aseguran su posición de poder y riqueza, mientras los pobres desfilan hacia un mundo cada vez peor.

Leave a Response