Economía Crítica Málaga

Universidad de Málaga

¿Por qué la dación en pago seria negativa para bancos y clientes?

Lo mismo me pregunto yo.

Está pregunta es la que titula una entrada de eleconomista.es el día 8/7/11, tras que el Senado haya rechazado la proposición del BNG (Bloque Nacionalista Galego) para cambiar la legislación hipotecaria.

En la actual legislación si se deja de pagar la hipoteca, hay que hacer entrega de la propiedad hipotecada (la casa), los bienes que sean propiedad de dicha persona y parte del salario, si es que se tiene uno claro, esto será así hasta que la deuda y los intereses sean saldados. Es decir, el deudor hipotecario ha de pagar su deuda con todos sus bienes, tanto presentes como futuros.

Naturalmente si se diese la sólo propiedad como pago de la hipoteca, al igual que en EEUU o Francia, seria peor para los bancos, sobre todo en la situación económica actual donde el precio de las casas no hacen más que bajar. Por la subasta de una no se recupera el valor que tenia antes de la crisis, que muchas veces es igual o menor al valor de la hipoteca (el valor de la casa antes de la crisis ya era muchas veces menor o igual al valor de la hipoteca). Por lo tanto, con la presente legislación, por un lado el banco se asegura recuperar su dinero, y por otro se asegura de que la hipoteca siga siendo pagada por aquellos que todavía sigan pudiendo pagarla, por más que está sea superior al valor de la propiedad. Ante la perspectiva de perder los bienes presentes y futuros, ¿Quién va a dejar de pagar la hipoteca si sigue pudiendo?

Recordemos que en la época de la burbuja inmobiliaria los bancos estaban dando prestamos hipotecarios que dejaban en manos de los clientes el 100% de lo que tenían que pagar por la casa. Es decir, si Ramón quería comprar una casa que salía $100 y no tenia ni $1, el podía pedir un préstamo de $120, de los cuales $20 ya se los quedaba el banco inicialmente como pago de comisiones y diferentes cosas que ellos cobran. Por lo tanto, bajo está situación inicial, Ramón compro una casa por $100 y tiene una deuda de $120, claro que ante la perspectiva que dentro de un año la casa de Ramón probablemente salga $150, todos dormimos tranquilos. Y en este ejemplo estamos ignorando los intereses, que naturalmente aumentan la deuda hipotecaria a devolver y de una manera significativa.

Nos encontramos ante el paronama donde los bancos (y otras entidades financieras, como los hedge funds) han promovido junto al gobierno una burbuja inmobiliaria más alta que la Torre Eiffel, llegando los precios de las viviendas a niveles ridículamente altos. Los banqueros dieron hipotecas sin muchas restricciones y requisitos, total mientras los precios siguiesen subiendo el impago no era un problema ya que con la subasta de la vivienda se podría llegar a conseguir incluso más del valor de la hipoteca. Entonces, los bancos dieron hipotecas por propiedades que tenían un precio mucho mayor al que tendrían en una situación normal (sin burbuja). ¿Ven el negocio? Creamos una burbuja inmobiliaria de la cual nos van a seguir pagando el precio inflado de la vivienda, aunque este haya caído. Además, si hay demasiados impagos y hemos comprado demasiados activos tóxicos, siendo difícil nuestra supervivencia, no nos preocupamos porque el Gobierno vendrá a salvarnos con los impuestos de aquellos que le estamos quitando el techo. Y no nos olvidemos de las facilidades que tenemos para evadir impuestos y que la ley no se nos aplique.Tenemos aquí, señoras y señores, un modo de negocio perfecto, donde las pérdidas parecen ser que no son una opción. ¿Será por eso que los bancos siguen teniendo beneficios? Tenemos la inversión del milenio, claro que este modo de negocio sólo es posible para unos pocos, sino seriamos todos pobres, porque enriquecerse de la especulación es igual a no producir nada y tener recursos para adquirir cosas, si hacemos todos lo mismo, me dirán ustedes quienes producen.

Los inversores pequeños y las familias enfrentamos una realidad un poco distinta. Si nosotros invertimos y hacemos una mala inversión, perdemos lo que invertimos. Si abrimos un bar donde al principio viene mucha gente, pero tras 2 semanas no viene nadie y entra en la bancarrota, perdemos como mínimo el capital invertido. No tenemos la posibilidad de obligar a nuestros primeros clientes que sigan viniendo como en los primeros días y ni el gobierno nos cubre las pérdidas. Hemos hecho una mala inversión y las consecuencias las pagamos nosotros.

En cambio, como ya se ha mencionado, el banco no paga las consecuencias de sus malas inversiones. Prestar dinero es una inversión en el sistema económico en el que vivimos. Y como toda inversión puede salir bien o mal, si sale bien el inversor se beneficia, y sino, lo contrario. Por otro lado, cuando una familia pide un préstamo también hace una inversión, la cual puede salir bien o mal. Si sale bien para ambos, la familia será propietaria de una casa que posiblemente haya aumentado su valor desde el momento inicial de su compra, y por otro el banco habrá recibido el valor inicial de la hipoteca más intereses. Y a mi modo de ver, la justicia y la eficiencia económica del sistema en el que vivimos deberían llevarnos a la siguiente situación si todo sale mal, la familia debería perder la casa pasando está a propiedad del banco y el banco debería perder el valor que no pueda recuperar mediante la subasta. Hacemos una mala inversión, los dos perdemos, una buena los dos ganamos. He de resaltar aquí con este sistema hipotético habría que encontrar mecanismos para que las familias no quedasen sin techo, pero es otro tema a tratar, que incluso necesita un cambio de sistema. Pero esto es, sin duda, la esencia del capitalismo, la cual ahora mismo estamos ignorando.

Entonces ¿La dación de pagos es negativa para los clientes? No, por lo menos no lo creo. ¿Para los bancos? Si, ya que de está manera destruimos el sueño de todo inversor, ganar dinero con malas inversiones.

¿Debería ser implementada? ¿Deberíamos permitir que la familia española pueda dar las llaves de su casa en forma de pago? Si, esto por un lado reduciría la presión que hay sobre la economía de las familias lo cual pudiera invitar a estas que consuman más, y además seria una medida que incentivaría a que los precios de las viviendas (artificialmente inflados) bajen a un mayor ritmo de lo que lo hicieron hasta ahora, lo cual podría llegar a re-activar el sector antes, haciendo que este funcione a un ritmo normal (sin burbuja) y facilitaría el acceso a la vivienda (que como sabemos, no lo tenemos nada fácil).

¿Debería estar el gobierno salvando bancos? No, por varias razones más, entre ellas, una es que el gobierno no tiene porque estar cubriendo las malas inversiones del sector privado y mucho menos si este tiene grandes beneficios y su actuación es negativa para la economía. La otra razón es que también es contraproducente para el mercado inmobiliario. Ya que si dejamos que los bancos asuman sus responsabilidades estos se verán obligados a vender todas las casas y bajar los precios hasta que empiecen a ser compradas, no podrán mantener tantas casas en sus balances, tendrán que convertirlas en dinero inmediatamente. En caso que fracasasen y fundiesen, el Estado debería apropiarse de dichos bienes inmobiliarios; algunos podrían ser rematadas y la otra parte podrían ser vendidas a aquellas familias con menores rentas, dándoles facilidades de créditos de carácter público, que persigan el bienestar de la sociedad y no el beneficio económico de unos pocos.

Sobre los ahorros que fuesen perdidos, el Estado mismo podría haber asegurado una parte de ellos en caso de quiebra, es más en octubre del 2008 Zapatero garantizaba los ahorros hasta 100.000 euros. También estos podrían ser restituidos poco a poco mediante los ingresos derivados de las ventas de viviendas del Estado.

Artículo interesante relacionado con el tema de Vicenç Navarro

Leave a Response